> proyectos> INSTALACIÓN PENTA RHEI   
Inicio
  Proyectos
Textos
biografía y currículum
Artist Statement
Contacto
   
   
  INSTALACIÓN PENTA RHEI
   

“ Si el tiempo es de la historia, la velocidad es sólo su alucinación, una alucinación perspéctica que destruye toda extensión, toda cronología. Alucinación espacio-temporal, resultado aparente de la explotación intensiva de una energía cinemática cuyo vehículo audiovisual sería hoy el motor –como el vehículo, móvil después automóvil, lo ha sido ayer-, para la energía cinética, porque las imágenes de síntesis han ocupado finalmente el sitio de las energías del mismo nombre, innovadas en el último siglo”. Paul Virilio

Penta Rhei es un video bi-canal que forma parte de una instalación escultórica con la que participé en el Festival Bideoaldía 90 en el Museo San Telmo (San Sebastián 1990), en el “European Media Art Festival”, en Osnabrück (Alemania, 1991) y en la Bienal de Barcelona de 1991. Combina la velocidad con imágenes filmadas en cine con otras filmadas en vídeo que, a su vez, redundan en la idea de velocidad. Ésto, conjugado con sonidos, que dan mayor integridad a la obra, remite a procesos de transformación de la materia en la naturaleza y en la civilización urbana.

Según el arquitecto -asistente de Le Corbusier e investigador del tiempo sonoro-, Iannis Xenakis: “El sentido que puede llegar a tener el arte, la música, es formidable, porque puede llegar a ser un medio de transformación del hombre, la transformación de sus categorías mentales.”

Lenguaje estético y lenguaje musical se complementan por ser dos formas de expresión accesibles al gran público. En la obra hay un intento de representación mediante fotografías positivadas en negativo, de músicos en diálogo con la música de su mundo interior, fuera de todo estímulo que no provenga de sí mismos, estableciéndose una lucha constante hacia la utópica perfección que, a la par, muchas veces no es comprendida en el exterior


 
Desplazar hacia arriba
Desplazar hacia abajo
VIDEO DEL PROYECTO (fragmento)
     
 

 

 
 ©Pedro ortuño 2017